suscribirse

12 Compartido 235 Vistas

Y cuando despertamos el avión seguía ahí

Las cosas de la política con Miguel Hernández 🖋️

El avión que “ni Obama tiene”, fue un slogan de campaña que le dio mucho impulso a los temas electorales de Andrés Manuel López Obrador, también un esquema de pase de charola y hasta del intento de revivir aquel episodio de la historia en la que la gente del pueblo le llevaba hasta gallinas a Lázaro Cárdenas para pagar la nacionalización del petróleo.

AMLO también armó un sorteo, el cual al parecer quedará a en un mero intento de obtener ganancia económica (publicidad barata y populista ya la obtuvo), el avión voló a los Estados Unidos a buscar ofertas de compra y ser distractor con un gran costo económico al erario federal.

El avión ha sido una panacea publicitaria y una piedra en el zapato de la llamada cuarta transformación y para el propio AMLO, seguirá siendo ejemplo de dispendio y de los “llamados excesos del pasado”, lo seguirá utilizando para prometer, cubrir carencias en medicamentos, el combate a la pandemia y hasta para obras y programas sociales con tintes electorales.

La realidad es que el avión ahí está, no se vende, no se rifa y mucho menos sigue siendo rentable como opción de promoción política y distractor permanente de una mala gestión gubernamental.

Lo más reciente es armar un montaje con el avión y la entrada controlada de reporteros de medios de comunicación al hangar presidencial, se vuelve a hablar de lujos, dispendio y no de la triste realidad de la pérdida de casi 44 mil mexicanos por efecto de la pandemia y evitar en redes el #nosfaltan43mil como ejemplo del karma en el uso de la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Ayotzinapa, episodio al cual le sacaron mucho provecho en su afán de lucha política electoral y de paso de distractor de las imágenes que ponían a López Obrador con el ex presidente de Iguala con nexos con el narco y el nexo político con la corriente lopezobradorista.

Circulan en redes sociales imágenes de AMLO con José Luis Abarca y ...

Y bueno, nuevamente aparece el avión y vemos como en el programa de la “isla de la fantasía” se abre la expectativa de volver a usar el esquema distractor y tenemos a Andrés Manuel López Obrador como al minúsculo personaje de ese programa en el cual se vivían ilusiones de los que llegaban a la isla, la imaginación nos puede llevar a ver a “Tatu López Obrador” corriendo a lo largo y ancho del país gritando felizmente el avión… ¡El Avión!

PD. Habrá que estar atentos al episodio final del avión, ya que ahora que está en México todo le puede pasar para un gran distractor que le permita echarle la culpa a sus adversarios y evadir su responsabilidad en lo de la pandemia, siempre apostándole a la corta memoria del mexicano, ¿o no?


Miguel Ángel Hernández Albarrán

Twitter: @miguelanh

Opinador e irreverente de la política
Guerrero y guerrense de corazón

Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.

Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.