En total fueron rescatados 270 perros en condiciones pésimas. Muchos de ellos habían sido sometidos a una intervención quirúrgica para cortarles las cuerdas vocales. Supuestamente para no alertar a los vecinos sobre su presencia.

Sin embargo, no se sabe cómo los vendían después bajo esta condición.

Tras el rescate, los ejemplares, casi todos cachorros de pocas semanas de nacidos, fueron puestos bajo custodia de diversas organizaciones civiles que trabajan en pro de los derechos de los animales.

La Policía Nacional informó de la detención de dos veterinarios, presuntos encargados de la operación y cuidado de los perros.

En el lugar se hallaron a dos crías muertas y congeladas que los responsables envolvieron en papel periódico.