suscribirse

Qué daño nos ha hecho la mediocridad como figura de liderazgo

Decisiones con Gus Pérez 🖋️

¿Qué tipo de liderazgo requiere nuestra nación? En 1994 el profesor de la Universidad de Harvard, Robert Heifetz, escribió su obra magna: “Liderazgo sin respuestas fáciles”. Un libro que ahora forma parte de la instrucción académica indispensable en las mejores universidades del mundo.

La tesis central de Heifetz es que el liderazgo puede confundirse fácilmente con las personalidades carismáticas y aspiracionales. Las concepciones históricas han dicho que el líder es quien escribe la historia, el que gana en una guerra, por ejemplo. Las teorías transformacionales dicen que el líder es aquel que inspira.

@drgustavoadolfo #Liderazgo en #méxico / #cienciapolitica #politica #motivacion #superacion #discursospoliticos #parati #populismo ♬ Forever – Labrinth

En fin, las teorías creadas al rededor del liderazgo han considerado que el liderazgo está separado de los valores que transmiten. Y Heifetz dice que esto ha sido un error, porque las personas al separar los valores de la construcción del líder, pueden poner al mismo nivel a Hitler que a Gandhi, porque ambos inspiraron, influenciaron y movilizaron gente, sin duda ambos fueron carismáticos y la gente los siguió.

De venta en Amazon | Así logró que sus seguidores lo defendieran a capa y espada: 10 claves.

Pero, los resultados de sus acciones son diametralmente distintos. ¿Por qué? Por que el liderazgo implica valores y responderse ¿para qué ejercen su influencia, carisma y movilización?

México ha desarrollado una idiosincrasia del liderazgo basada en la eterna vergüenza, en la visión derrotista, en la violación como afirmó Octavio Paz. El liderazgo desde el punto de vista del mexicano, es una acción que se ejerce sin conexión con sus valores; por eso el gandaya puede ser un líder.

El sistema presidencialista en México ha hecho mucho daño en el desarrollo de sus individuos. Ha representado un fracaso en la autonomía e independecia de sus subunidades, según las teorías institucionales académicas.

Prevalece en México una noción delegativa, de nostalgia y respeto por una fuerte figura paterna, impositiva, restrictiva, castigadora, y a la vez, benevolente con quien se porta bien. Nunca olviden esta visión del Ogro filantrópico, también de Octavio Paz.

La dependencia al paternalismo del Estado, ha lleva a que una gran parte de la población sienta gran desprecio por la democracia, porque esta implica autonomía y la responsabilidad de asumir consecuencias. En el paternalismo de partido hegemónico, el individuo se siente reconfortado de que si éste cae en desgracia, la persona puede buscar la simpatía del gobierno para obtener una dádiva, la filantropia el padre que te quiere y no te deja morir solo.

Ese confort que premia la inutilidad. A las nuevas generaciones de mexicanos les toca revisar si esos valores incrustados en nuestro pensamiento, realmente son los correctos para desarrollar la nación. El “aspiracionismo” visto como un mal materialista, sólo refleja la frustración del discapacitado por salir adelante, es ese resentimiento y envidia por quien no necesitó el cobijo del Estado para salir adelante.

Qué daño nos ha hecho la cultura de la mediocridad.


Dr. Gustavo Pérez

Todas las redes: @drgustavoadolfo

Profesor UNAM, Ibero, INAP.

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.