suscribirse

90 Compartido 370 Vistas

La vulnerabilidad de las mujeres ante las consecuencias del #Covid_19

Columna de Daniela Kuri Breña 🖋️

Las medidas de distanciamiento social para protegernos del contagio de COVID-19 han causado efectos negativos para todos los sectores de la sociedad: muchos han visto reducidos sus ingresos, perdido sus empleos o sufrido problemas emocionales o psicológicos debido al aislamiento, el miedo a contagiarse, las dificultades económicas o la lamentable pérdida de un ser querido. 

Aunque esto nos afecta a todos, las mujeres somos más propensas a sufrir las consecuencias del coronavirus, esto porque antes de que la pandemia llegara ya estábamos en una situación de vulnerabilidad que la crisis sanitaria no hizo más que exacerbar. 

Las mujeres somos vulnerables en el ambiente laboral porque vivimos en un mundo machista: en la gran mayoría de los empleos prefieren contratar o conservar (en caso de necesitar hacer recorte de personal) a hombres que a mujeres. De por sí era más difícil para nosotras encontrar trabajo, ahora que el desempleo crecerá, esa situación empeorará todavía más. 

Pero, la falta de empleo no es el único problema que pueden enfrentar las mujeres en el mundo laboral con la pandemia, pues las que deben realizar su trabajo desde casa tienen que, al mismo tiempo, cuidar a sus hijos que también tampoco pueden salir. 

El no poder llevar a los niños a la escuela o guarderías es una preocupación mayor para las madres que tienen que desempeñar tareas esenciales (doctoras, enfermeras, policías), pues además del riesgo de contagiarse, contagiar a sus hijos y dejarlos desprotegidos, deben buscar dónde dejarlos. 

Por si fuera poco, la crisis económica derivada de la pandemia ha afectado a grupos muy sensibles dominados por mujeres, como las trabajadoras del hogar, quienes no reciben ingreso el día que no trabajan, pero que se han visto obligadas a dejar de hacerlo por no poder asistir a sus lugares de trabajo. 

Además de las grandes dificultades en el ámbito laboral, en esta crisis muchas mujeres se encuentran en mayor riesgo de sufrir violencia doméstica debido al aumento en la tensión en el hogar y a estar confinadas con quienes las violentan. 

La única herramienta que tienen las mujeres violentadas para protegerse en estos momentos es el 911, una línea obviamente saturada debido a la crisis sanitaria. Es urgente la creación de una línea telefónica específica para la atención a mujeres que son víctima de violencia, cuya vida está en riesgo por vivir con personas más peligrosas que el coronavirus. 

La crisis que estamos viviendo nos invita a ser mejores como personas y como sociedad, parte de ese crecimiento tiene que involucrar el terminar con la discriminación y la violencia hacia las mujeres, para que así dejemos atrás la vulnerabilidad que sufrimos desde antes del coronavirus, pero que este ha hecho más evidente. 


Daniela Kuri Breña Morales 

Twitter: @danikbm 

Activista Política


Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.
Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.