Saltar al contenido

La patética realidad del agua con López y su 4T | Realidades con Carlos Aguila Franco

La escasez de agua en el mundo es un problema que se ha venido acrecentando, razón por la cual los presidentes de sus respectivos países se abocan y preocupan por tomar medidas antes de que el destino los alcance y entren en un caos por la falta del vital líquido. Inclusive se han vertido comentarios que inquietan mucho, de que la tercera guerra mundial podría ser por el agua.

Pero el único que ni suda ni se acongoja es quien presume ser el mejor presidente que ha tenido México, López, y nada ha hecho para aplicar medidas en busca de soluciones a la grave problemática del agua. el futuro ya lo alcanzó y está a punto de rebasarlo.

Y si bien una gran parte de responsabilidad ha sido que López no le importó llevar a cabo proyectos y programas para el tema del agua, el otro punto es la sequía que hemos venido padeciendo durante estos ya más de 5 años de pésima administración de López y su 4-T, sin que eso, tampoco le quite el sueño al Peje.

En ese tenor, la sequía, derivada de que las lluvias han sido por debajo de lo normal, se le suma que López le disminuyó el presupuesto a Conagua en un 12.5% para el 2024.

Esta decisión la tomó a pesar de la actual crisis del agua que México enfrenta, y ya desde el 2023 le rebajó su presupuesto a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) así como para la infraestructura hidráulica en 28.4% y como señalamos, en el 2024 el 12.5% de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Las disminuciones en el presupuesto para el agua, la dio a conocer el diario El Universal el 3 de febrero del 2024, derivado de una revisión y señala que en el 2023 a la Conagua le autorizaron 71 mil 600 millones de pesos, y en este 2024, solamente 62 mil 600 millones de pesos

En tanto el presupuesto para la inversión en infraestructura hidráulica en 2023 fue de 49 millones 389 mil pesos y en el 2024 lo bajaron más a 35 millones 343 mil pesos.

LA SEQUÍA

De acuerdo al Monitor de Sequía en México, que elabora la Conagua, durante la primera quincena de enero de este 2024, el porcentaje de áreas con sequía de moderada a excepcional a nivel nacional fue de 61.59%, mayor 6.75% que lo cuantificado a finales de 2023.

Destacando que en ese lapso se observaron lluvias por debajo de lo normal, favoreciendo el incremento de áreas con sequía. Es por ello que la sequía excepcional aumentó en Sonora, Chihuahua, Durango y San Luis Potosí, y en porciones de Sinaloa y Guanajuato. Respecto a la sequía de severa a extrema, aumentó principalmente en el centro y occidente del país. 

México vive una crisis hídrica que para el 15 de enero de 2024 ya ha afectado a mil 613 municipios con sequías severas, extremas y excepcionales.

Y de acuerdo a lo reportado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) algunos municipios de nuestra República, son particularmente vulnerables a estos cambios climáticos, especialmente en las regiones norte y centro.

El presidente y vocero de la Asociación Mexicana para la Correcta Hidratación Agua en México A.C. Juan Francisco Bustamante Ruisánche, señaló a EL UNIVERSAL: “Más de 5 millones de personas en la Ciudad de México resultarán afectadas por la falta de agua. Pero podríamos decir sin miedo a equivocarnos, que más de 40% de la población nacional va a sufrir las inclemencias de esta falta de agua, ya sea por la falta de calidad o por la falta de suministro, aunque, sin duda, los primeros afectados serán los agricultores que consumen 76% del agua que hay en México”. 

Asegurando que en los últimos cinco años únicamente se modernizó el 3% del total de los sistemas de agua, existiendo sectores que están en el olvido, y como el tratamiento de aguas, cuyo presupuesto se ha reducido durante los últimos años. “La inversión ha ido más para captación de nuevas fuentes de abastecimiento y presas, principalmente”.

La cruda realidad es que como asevera, Juan Francisco Bustamante, el Banco Mundial ha mencionado en varias ocasiones que se requiere una inversión constante de más de 20 años, de arriba de los 80 mil millones de pesos para poder hacerle frente a la situación del agua en México, sin contemplar eventos meteorológicos extraordinarios, como el que estamos viendo este año, el cuarto año de sequía.

En tanto que la actitud de este gobierno frente a esta problemática ha sido completamente reactiva. No ha habido planeación en el tema hídrico, se ha olvidado. Y el problema es que estas reacciones no sólo causan más gasto, sino que se abusa de las mismas inversiones, un ejemplo es el caso de Monterrey, donde se tuvo que gastar un dineral en buscar nuevas fuentes de abastecimiento y en agilizar el proceso de construcción de la presa Libertad. Esto ha generado que el gasto sea de hasta 100% más que si se hubiera hecho con tiempo y planeación.

Por lo cual, es necesario que Conagua emita ya una declaratoria de emergencia hídrica para que se destinen recursos de manera urgente para los estados y municipios que están siendo más afectados por la sequía y para que se coordinen todos los entes federales, estatales y municipales en pro de una acción. Esto ya es urgente, pues hay municipios que de recibir dos o tres metros cúbicos por segundo del Cutzamala para abastecer a la población están recibiendo sólo 50 litros por segundo.

En el mismo tenor, Óscar Ocampo, coordinador de Energía del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), señaló que la sequía siempre nos agarra mal preparados en la parte de la infraestructura. Ha habido una importante reducción en el presupuesto de la Conagua y, además, no se ha invertido en modernizar la infraestructura hídrica del país. Desde el inicio de este sexenio la Conagua ha experimentado restricciones presupuestales, con una notoria reducción del presupuesto destinado a alcantarillado, tuberías y tratamiento de aguas. Esta situación es alarmante, ya que, por ejemplo, en la Ciudad de México se pierde entre 30% y 50% del agua debido a fugas.

Agregando que la presión hídrica que enfrenta más de la mitad del país exige un presupuesto suficiente y utilizado racionalmente ante un panorama en el que las sequías aumentan debido al cambio climático. Se requiere inversión constante en infraestructura hídrica y también en proyectos de conservación y manejo sostenible del agua, como monitoreo, vigilancia y una adecuada regulación, que consideren de manera prioritaria la adaptación al cambio climático.

Estimados lectores, verdaderamente vivimos una patética realidad en el tema del agua, insistiendo en que para López y su 4-T no les ha preocupado y menos importado. Y en lugar de invertir en el tema, ha preferido tirar miles de millones de pesos en sus inservibles “proyectos prioritarios”, como el AIFA, Tren Maya, Refinería Dos Bocas, que para nada sirven ni servirán. 

Por ello pregunto, el 2 de junio debemos analizar muy bien por quién se votará, si por quien seguramente seguirá la misma línea de López, o por quien puede enfocarse a invertir en un tema por demás prioritario para los mexicanos y para México, que es el agua. Vayamos por un voto razonado, no comprado.

carlos aguila franco
carlos aguila franco

Carlos Aguila Franco 🖋️

Twitter: @CarlosAguilaFra

Periodista y analista político desde 1984, egresado de la UNAM. Experto en comunicación social y campañas políticas. Ha colaborado con medios y diarios como el Diario de los Ángeles (EEUU), ABC Radio, Ruiz-Healy Times, entre otros.

Las perapectivas de cada columna son opiniones del autor y son independientes de la posición de dlpoder.

DLpoder es un medio independiente, tus suscripciones a contenido exclusivo y donativos son valiosos para seguir en este esfuerzo para generar una sociedad informada y crítica.

Al navegar en este sitio aceptas las cookies que utilizamos para mejorar tu experiencia   
Privacidad