suscribirse

La inquisición financiera

Columna de Vladimir Galeana 🖋️

Nunca antes en este país los excesos fueron tantos por parte de la estructura gubernamental. Si bien es cierto que los regímenes anteriores pecaron de corruptos, los de ahora están peor. Y hay que señalarlo descarnadamente, porque la apropiación de los caudales públicos por los actores de la mal llamada 4T sigue siendo tanto o más cínica que los gobiernos anteriores.

El propio Presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador se ha encargado de poner el ejemplo, para que sus cómplices, porque hay que epitetarlos como merecen, sigan disponiendo del dinero de todos los mexicanos en ocurrencias y desde luego con las consabidas utilidades que tanto criticaron en el pasado reciente.

Los altos funcionarios de ahora no se diferencian en nada de los anteriores en cuanto a su voraz mendicidad, porque todos los días nos enteramos de la forma en que operan las estructuras gubernamentales sin rendir cuentas a nadie porque la mayoría parlamentaria los protege y los solapa.

Nunca antes un Presidente de la República había concentrado tanta riqueza para disponer discrecionalmente de las rentas públicas, y mucho menos sin pasar por la Contaduría Mayor de Hacienda que se ha convertido en un ente que responde fielmente a las indicaciones de quién miente todos los días para justificar su mendicidad.

Uno de los hombres más talentosos que he conocido, y que se adhirió a la causa del actual gobierno porque creyó en el proyecto presidencial se llama Simon Levy, quien por dignidad profesional prefirió renunciar a la Subsecretaria de Turismo ante los dislates que ha venido cometiendo el señor Miguel Torruco Marqués, quien se siente el amo y señor de todo lo referente a la Industria turística del país.

El problema es que hasta ahora los resultados obtenidos a dos años son brutalmente nulos. Es el principal culpable del desastre en que se ha convertido la industria turística a causa de su ineficiencia y sus ínfulas de hombre poderoso, y lo hace porque cuenta con la anuencia presidencial para operar discrecionalmente programas que nacen de sus ocurrencias personales.

Simón Levy es un profesional que conoce perfectamente el éxito del Modelo instrumentado en China para sacar de la pobreza a más de ochocientos millones de personas. Vivió en ese país cerca de quince años, y bien lo señala en un solo principio que pudo apreciar en su estadía en Pekín: “La lucha de clases, la lucha por la producción, y la experimentación científica, son los tres grandes movimientos revolucionarios para construir un país socialista”, escribe en uno de sus artículos que ha publicado en el periódico El Financiero.

Pero esa transformación del gigante asiático no se podía lograr agrediendo a los factores de la producción y a la riqueza que los empresarios exponen para propiciar condiciones adecuadas para el desarrollo, lo que hasta ahora está haciendo falta en México porque ante las amenazas cumplidas de Andrés Manuel López Obrador los dueños del dinero han preferido mantenerse a la expectativa esperando mejores tiempos.

El problema es que quienes lo seguirán padeciendo será esa amplia franja de pobres que para colmo de malas han perdido su trabajo por causa de la pandemia y las graves equivocaciones en materia financiera del Presidente.

Como colofón, el Senado de la República aprobó una reforma a la Ley de Instituciones de Crédito que permitirá a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, a cargo de Santiago Nieto Castillo, bloquear cuentas bancarias sin necesitar la orden de un Juez, y se aplicará discrecionalmente cuando existan investigaciones con personas que podrían estar relacionadas con delitos de financiamiento al terrorismo o lavado de dinero.

Y ahí es donde está la pieza fundamental para los excesos, en la amplia circunstancia en que se puede valorar el significado de la palabra “terrorismo”. Mal y de malas el destino de los mexicanos con el montaje de la dictadura populista que intenta sembrar ente nosotros Andrés Manuel López Obrador. Al tiempo.


Vladimir Galeana

@vladimirgaleana

Lic. en Derecho por la UNAM. Lic. En Periodismo por la Carlos Septién. Expresidente de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión, Miembro del Consejo Nacional de Honor ANPERT, con 50 años de experiencia en periodismo.


Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.

Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.