suscribirse

Mantente actualizado de las últimas columnas y noticias en dlpoder.com. Suscríbete es GRATIS.

 Al suscribirte aceptas el aviso de privacidad de datos. 

admobile

10 Compartido 348 Vistas

La #4T no puede superar sus fantasmas: Corrupción, venganza y soberbia

Columna de Miguel Á. Hernández Albarrán

“Cada quien tiene sus propios fantasmas”

Es una rase muy popular y hasta de justificación emocional. Ha sido utilizada por especialistas en los temas emocionales; de hecho, hay muchas referencias hasta en lo popular y literario, en política también hay fantasmas y los políticos tienen los suyos propios y parece ser que hasta las mismas corrientes políticas los arrastran a su presente y realidad.

Tal parece que nadie se escapa de sus fantasmas y si no sólo basta ver los que arrastra la llamada 4T y su liderazgo. Sus fantasmas evocan la revancha y la venganza, los hacen actuar de manera visceral en ocasiones y hasta temerosa en otras, se envalentonan de repente, aunque los hagan reaccionar sin razón.

Los fantasmas de su pasado inmediato los hacen buscar culpables y los encuentran en todo aquel que no se ciñe a su pensamiento totalitario.

El fantasma que más los tortura es el de la corrupción, el cual no tan sólo no los deja actuar, sino que hasta los posee a pesar de que se digan impolutos y reformadores. La corrupción los sigue y acosa a grado tal de que caen en su oscuridad de manera directa ya sea por omisión o comisión.

El fantasma de la venganza los pierde y actúan desquiciadamente, señalando, acusando, estigmatizando, actuando en consecuencia sin pensar en las consecuencias derivadas de su actuar.

Para ellos todos son culpables a pesar de haber sido actores de lo que acusan y señalan.

Tratan de cubrirse con un hábito moralista a modo, traje que les queda demasiado holgado dada su cuestionable moralidad.

Si tienen razón o justificación es comprobable y el cazar o exorcizar esos fantasmas es parte de su trabajo para establecer lo que llaman la transformación o refundación del país.

La cual es visión de un solo hombre, el cual por cierto no parece saber qué quiere realmente porque en el día a día combate con una multitud de fantasmas que pretende combatir cual, si fuera molinos de viento, a muchos los combate de palabra y habla un soliloquio que muy pocos comprenden y muchos aplauden.

El fantasma de la soberbia es compañero permanente, es una posesión que los transforma en juez y parte, en acusador y ejecutor, es quien toma las decisiones draconianas, mismo que ordena y espera sean cumplidas sus órdenes sin el más mínimo recato de equidad, justicia y respeto a lo que juró respetar o sea a la Constitución misma.

Por el contrario se erige en un ser moral más arriba de todo ciudadano y pretende borrar sus fantasmas con un disfraz de moralidad cuál traje invisible del rey desnudo.

Hay muchas razones que justifican el actuar, siempre y cuando sea las que la ley y la moral política permite, lo demás es luchar y crear fantasmas para mantener a una audiencia dogmatizada.

Audiencia que, como si estuviera en un circo romano pide sangre para satisfacer a sus fantasmas y su propia sed de revancha y venganza social, sin saber cuál es el origen real de su status, porque es más fácil culpar a la circunstancia que aceptar la propia culpabilidad.

La 4T se ha convertido en una secta política que busca combatir a sus fantasmas negando que son y han sido parte de ellos, el bautismo político que han recibido no los exime de ser parte de lo que acusan y pretenden erradicar.

Siempre estarán latentes sus orígenes y sobre todo estará a flor de piel el deseo de revancha y venganza y serán permanentemente rehenes de los fantasmas de la 4T.

Hablar de feminismo, machismo, equidad de género y del género mismo es muy difícil, la realidad de los feminicidios y la reciente y alarmante alza en la violencia en contra de las mujeres es parte del manto de impunidad que se enseñorea en México.

Victimizar o normalizar la realidad lacerante en el tema, sin actuar y sólo desdeñar, sin escuchar y solo dar respuestas de auto-victimización política, nos lleva pensar que hay muchos jueces, policías, entes sociales y políticos que simplemente, no tienen madre.


Miguel Ángel Hernández Albarrán

Twitter: @miguelanh

Opinador e irreverente de la política
Guerrero y guerrense de corazón

Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.

 

Comparte el post

suscribete

Mantente actualizado de las últimas columnas y noticias en dlpoder.com. Suscríbete es GRATIS.

 Al suscribirte aceptas el aviso de privacidad de datos. 

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.