suscribirse

604 Vistas

Inteligencia, habilidad, competencia, capacidad, términos entrelazados a lo largo de la historia de la educación

Enfoque Educativo con Laura Aguila 🖋️

Enfoque Educativo  Laura Águila Franco

@laura_aguila

En todas las sociedades por más primitivas que hayan sido, se encuentra a la educación como factor primordial de la evolución del ser humano. Si se considera que cuando el ser humano transita de vivir en un estilo nómada a uno sedentario, el punto de referencia sería el aprendizaje que adquiere al beneficiarse de actividades como la caza y la pesca, la agricultura y la recolección de sus alimentos que representó finalmente su camino hacia la supervivencia.

Se conoce que los métodos de enseñanza más añejos se encuentran en el antiguo oriente: India, China, Persia, Egipto, así como en la Grecia antigua, y compartían  un objetivo común: la enseñanza  basada en la religión y en las tradiciones. Comparativamente con los países occidentales en donde los sistemas educacionales tienen sus raíces en la tradición religiosa de los judíos y el cristianismo, considerando como una segunda vía a la Grecia antigua en donde Sócrates, Platón y Aristóteles son considerados los pensadores de mayor injerencia en la concepción educativa. Tómese en cuenta que los griegos tenían como objetivo preparar intelectualmente a los jóvenes para consolidarse en posiciones de liderazgo para el Estado y en la sociedad. Posteriormente, estos conceptos de los griegos fundamentaron el desarrollo de las artes, la enseñanza de todas las áreas de la filosofía y desde luego la promoción del área atlética (las Olimpiadas).

Durante la Alta Edad Media (s. XII), las ideas del escolasticismo se impusieron en el ambiente educativo de Europa Occidental. La Escolástica, que utilizaba la lógica para reconciliar la teología cristiana con los conceptos filosóficos de Aristóteles, teniendo como representantes al teólogo francés Abelardo, y el filósofo y teólogo italiano Santo Tomás de Aquino, quienes ejercieron influencia en muchos estudiantes así como un fuerte incidencia en el surgimiento de las universidades del norte de Europa desde el siglo XII, siendo la primera la Universidad de Paris, sin embargo la educación era un privilegio de las clases superiores y la mayor parte de los miembros de las clases bajas no tenían acceso a la misma.

De venta en Amazon | Así logró que sus seguidores lo defendieran a capa y espada: 10 claves.

El renacimiento fue un período en que el estudio de las matemáticas y de los clásicos llegó a extenderse, gracias al interés por la cultura clásica griega y romana que se acrecentó con el descubrimiento de manuscritos guardados en los monasterios, en las escuelas se introdujeron temas como las ciencias, historia, geografía, música y la formación física. Entre los personajes de esta época que más contribuyeron a la educación sobresales el alemán Erasmo de Róterdam, el francés Michel de la Montaigne y el español Luis Vives.

En los inicios del siglo XVI, las iglesias protestantes surgidas a partir de la reforma propuesta por Martín Lutero, establecieron escuelas en las cuales se enseñaba a leer, escribir, nociones básicas de aritmética, el catecismo en un nivel elemental, y cultura clásica, hebreo, matemáticas, y ciencias, en lo que se podría denominar enseñanza secundaria. En Suiza, otra rama del protestantismo fue creada por el teólogo y reformador francés Calvino, quien llegó a consolidar su academia en Ginebra, como uno de los más  importantes centros educativos.

El siglo XVII fue un período de rápido impulso de muchas ciencias y la creación de instituciones que apoyaban la prosperidad del conocimiento científico. Entre los educadores que ejercieron una importante influencia se encuentra  René Descartes, filósofo francés, quien remarcó el papel de la lógica como el principio fundamental del pensamiento racional, postulado que se ha mantenido hasta la actualidad como base de la educación en Francia. El inglés Francis Bacon sentó las bases sobre la importancia de la ciencia, a través de sus escritos fundamentó los procesos de aprendizaje en el método inductivo que propone a los estudiantes  observar y examinar de forma empírica objetos y situaciones antes de llegar a conclusiones sobre lo observado. 

El filósofo inglés John Locke recomendaba un currículo y una metodología de educación (que contemplaba la educación física) basada en el examen empírico de los hechos demostrables antes de llegar a conclusiones. El educador francés San Juan Bautista de La Salle, fundador del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en 1684, estableció un seminario para profesores y fue pionero en la educación sistemática.

 

Jean-Jacques Rousseau ha sido considerado el teórico educativo de mayor relevancia en el siglo XVIII tanto en Europa como en otros continentes. Entre sus propuestas estaban la de enseñar a leer en una edad posterior y el estudio de la naturaleza y de la sociedad por observación directa, sin embargo solo eran aplicables para los varones, las niñas debían recibir una educación más convencional.

El más destacado e influyente de los seguidores de Rousseau fue el educador suizo Johann Pestalozzi, cuyas ideas y prácticas ejercieron gran dominio en las escuelas de todo el continente. El principal objetivo de Pestalozzi fue adaptar el método de enseñanza al desenvolvimiento natural del niño, resaltando que para alcanzar este objetivo, era necesario considerar el desarrollo armonioso de todas las facultades del educando (cabeza, corazón y manos).


Otros educadores influyentes del siglo XIX fueron el alemán Friedrich Froebel, que introdujo la educación preescolar la cual se conoce como el “Kindergarten”, el filósofo inglés Herbert Spencer, que defendía el conocimiento científico como el tema más importante a ser enseñado en la escuela, y el filósofo y matemático francés August Comte padre del positivismo social.

 

En los albores del siglo XX las teorías educativas tuvieron marcada influencia de la educadora sueca Ellen Key y “El siglo de los niños”, del alemán Georg Kerschensteiner y su “Escuela del trabajo”, el francés, Ovide Decroly (centros de interés) y de la italiana María Montessori. En los Estados Unidos tuvo una enorme influencia, luego extendida a todo el mundo, el filósofo y educador John Dewey. El programa de actividades que se derivaba de las teorías de Dewey fortalecía el desarrollo educativo del alumno en términos de animación de las necesidades e intereses del mismo. Llegó a ser el método principal de instrucción durante muchos años en las escuelas de los Estados Unidos y de otros países, y estos trabajos permearon  en los sistemas educativos de los países de América latina. 


El siglo XX ha estado marcado por la expansión de los sistemas educacionales de las naciones industrializadas, así como por la aparición de diversos sistemas escolares, con lo que puede decirse que la Pedagogía a lo largo de la historia ha aparecido en el momento en que se depuran técnicas y métodos, con el objeto de tener y aprovechar mejor el conocimiento, así como una herramienta para reflexionar los hechos educativos que cada momento época ha requerido. El cuestionamiento que surge es ¿cuáles son las competencias y habilidades que deben promoverse en los sistemas educativos para un mundo en continua evolución? 

Ahora bien, si una competencia pedagógica es el resultado conjunto del dominio de los contenidos de la enseñanza, que se traduce en la capacidad del alumno de aplicar los conocimientos, habilidades y destrezas aprendidos, además de las formas de proceder en determinadas situaciones de la vida con el fin de resolver problemas teóricos y prácticos, puede establecerse que ha existido desde etapas inmemorables ya que los elementos de la estructura de una competencia en general se encuentran interrelacionados entre sí e influyéndose continuamente en el proceso de aprendizaje de cada individuo, y que los conocimientos al ir ligados a las habilidades pueden ser aplicados para analizar, evaluar e interpretar la información y dar soluciones innovadoras a problemas reales.

 

De este modo, los conocimientos de una persona sobre una determinada área se consideran competencia, por lo que la competencia es un nivel determinado en la formación educativa, mientras que la aptitud es una cualidad de un individuo necesaria para realizar una actividad eficaz y de alta calidad en un ámbito concreto.

La principal particularidad de la competencia como fenómeno pedagógico es que no se trata de conocimientos específicos de una materia ni de operaciones abstractas de pensamiento general, sino de habilidades y destrezas vitales absolutamente específicas y necesarias para una persona.

En este continuo las actitudes se identifican en las habilidades relacionadas con la manera de aprender, comunicarse, adaptarse, relacionarse con el entorno social y trabajar de forma colaborativa

 

Si bien el  tema de la educación basada en las competencias en la última década ha sido estudiado por organizaciones internacionales tan conocidas como la UNESCO, el Consejo de Europa, la UNICEF, el PNUD, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Europeos, hay que tener bien claro que los objetivos llevaran a la consecución de metas, que las capacidades son construcciones cognitivas que no son observables, sino potencialidades que las personas desarrollan a lo largo del proceso educativo, por lo que en la actualidad la competencia pedagógica protagoniza un papel fundamental en todo proceso educativo, como la base fundamental para que las y los estudiantes adquieran habilidades básicas que faciliten su desarrollo personal, individual y colectivo. Puede observarse que los documentos de la UNESCO y la OCDE coinciden en el tipo de competencias, habilidades y estrategias de implementación y se enfocan en los conocimientos, habilidades, valores y actitudes requeridos para llevar una vida productiva, tomar decisiones y resolver problemas, es importante resaltar que el documento de la UNESCO es una guía para garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa en 2030 (Agenda 2030), estableciendo las directrices que promueven las oportunidades de aprendizaje permanente. 

 

Después de este breve recuento sobre la evolución de la educación, una de las conclusiones que aflora sin duda es que los objetivos y las metas has sido constantes, lo que han ido cambiando son las formas de llegar a ellas, y como lo dice Howard Gardner psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard: “El objetivo de la educación es ayudar a las personas a utilizar mejor sus mentes”.

 

¿Usted qué opina?


Laura Águila Franco

@laura_aguila

Lic. en Psicología por la UNAM. Me he desempeñado como Psicóloga Escolar por espacio de 20 años, y como Directora Académica en los niveles de Preescolar y Primaria en colegios privados los últimos 15 años.

Formadora de Directivos y Docentes en la Reforma Integral de la Educación Básica (UNAM-SEP, 2009-2010), Participante en el Sexto Congreso Nacional de Primaria 2014 “Desafíos en el Aula”, en la Unidad de Congresos del CMN Siglo XXI.


Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.