suscribirse

984 Vistas

Inseguridad sin control

Realidades con Carlos Aguila Franco 🖋️

Haciendo historia, López y su 4-T con su estrategia de “abrazos no balazos”, cada día la inseguridad avanza sin control en nuestro querido México, mostrando y demostrando que lo que menos les interesa es combatir a la delincuencia en todas sus actividades que han venido aplicando.

El 27 de junio del 2022, el diario Excélsior da a conocer una entrevista con el director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), Francisco Rivas, abordando el patético tema de que, en los 500 municipios más pobres de México, la delincuencia organizada se está adueñando de mercados legales de alimentos, creando monopolios de facto e implantando un “impuesto” que afecta a los consumidores finales. 

La delincuencia ha diversificado sus actividades de manera impresionante, dado que ahora no solamente trafican drogas, sino personas, controlan el robo de combustibles y de agua, la venta de pollo, leche, huevo, refrescos y cervezas, entre otros productos. Cobrando derecho de piso y cuotas para permitir la distribución, aumentando el que los campesinos les paguen si quieren sembrar determinado alimento, y a los comerciantes los obligan a sólo vender la mercancía de ciertos productores. 

De venta en Amazon | Así logró que sus seguidores lo defendieran a capa y espada: 10 claves.

Observatorio Nacional Ciudadano tiene denuncias de empresarios y comerciantes de estos 500 municipios más pobres, donde la delincuencia organizada se ha apoderado del control de los mercados legales de pollo, leche, huevo, refrescos, cervezas, cigarros, limón, aguacate, lechuga, jitomate, espinaca, para crear “monopolios” de estos productos, además de imponer un “impuesto”, que finalmente quienes terminan pagándolo son los consumidores finales en estas poblaciones

Siendo no solamente el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) o el del Pacífico, sino que ya cualquier delincuente utilizando el membrete de esas y otras organizaciones criminales infundiendo miedo, obligan a los consumidores a comprar productos y artículos a ciertos vendedores a precios impuestos por ellos, sin ningún control y en absoluta impunidad. 

El Director de Observatorio Nacional Ciudadano, destaca que la droga ya no es el único negocio de la delincuencia organizada; ahora tienen el control del robo de combustibles, el huachicoleo, el control del agua en la Ciudad de México o Sonora que está asociado a grupos delictivos y desde hace un tiempo el control de ciertos mercados legales. 

Asimismo, la trata de personas, robo de medicamentos y equipo médico, tala de bosques, reproducción masiva de distintos artículos conocida como piratería, y ahora clones, tráfico de migrantes, cobro de derecho de piso, secuestro, extorsión. 

Y en algunas partes de México, estos grupos criminales ponen en marcha mecanismos de “peaje”, que, en ciertas zonas del país, la distribución de algunos productos (Coca-Cola, pan Bimbo, Sabritas) para poder ser entregados en donde se venden, los repartidores tienen que pagar; no hay de otra, si no pagan, no pasan. Lo cual ya es conocido por las oficinas de logística y distribución de las diferentes empresas y por autoridades competentes, sin que haya consecuencia alguna. 

Los 500 municipios donde la delincuencia se ha ido apoderando de los mercados legales están en territorio del Estado de México, Hidalgo, Veracruz, Guerrero, Michoacán, Sonora, Baja California y Guanajuato, principalmente. 

Estos s 500 municipios están ubicables, están mapeados, pero que por razones de seguridad para quienes denuncian estos hechos se mantienen en secreto; aunque los ocho estados que menciona no son los únicos donde se presenta este fenómeno que se extiende por todo el país. 

Llegándose al extremo que, en muchas ocasiones, la gente está tan acostumbrada a los sistemas imperantes de violencia que ya no se dan cuenta de que son víctimas, en muchos de estos lugares es una forma cotidiana de vivir. 

Francisco Rivas, director del ONC destacó que “es indudable que los mexicanos estamos pagando una serie de sobreprecios relacionados con la delincuencia; incluso, de las grandes empresas que llegan a México y tienen una operación aquí. Por tener esa operación, desde que pagan mordida, derecho de piso o lo que sea, a quien le acaban cobrando esos pagos ilegales es al consumidor final; para ellos no se vuelve una carga, sino se vuelve un impuesto para el consumidor”. 

Como ejemplo del control que la delincuencia tiene sobre ciertos productos, está la siembra del jitomate en Sonora, la gente que quiere sembrar jitomate tiene que pagar cuota, una vez que se cosecha y quieren distribuir, se tiene que pagar cuota y luego cuando se trata de comercializar el jitomate en los mercados se tiene que pagar cuota. Eso sucede en Sonora; en Michoacán están los casos de limoneros y aguacateros y hace tiempo sucedía lo mismo con quienes vendían arándanos y zarzamoras. 

Asegurando que, en zonas del Estado de México, Hidalgo, Veracruz, Guerrero y Guanajuato, además del pago de derecho de piso, está el control de los mercados lícitos; ahí no es que pidan derecho de piso. Ahí, lo que se ha documentado es que les dicen a los comerciantes ‘oye, no quiero que tú vendas leche en este negocio; puedes tenerla, pero no la puedes vender, porque el único que puede vender leche aquí es don Chuchito’, por ejemplo; y estamos hablando de municipios pequeños. Suponemos, sin poder comprobar nada que hay una colusión entre los vendedores exclusivos y los delincuentes que condicionan esas compras. 

Esto sucede en muchas tiendas de autoservicios, cadenas; todos estos comercios acaban teniendo en refrigerador los productos, pero no los pueden vender, porque si los venden se arriesgan a que el gerente sea levantado, a que les quemen el negocio o que tomen otro tipo de represalias en contra del pequeño propietario o de quien está detrás del mostrador, o sencillamente a que les roben la mercancía por haberse ido por la libre.

Además del control de los mercados lícitos de ciertos productos, la delincuencia tiene el control de la extorsión a las autoridades municipales, dado que como la delincuencia organizada se coló en las elecciones pasadas, obviamente ahorita ellos son los que determinan a quién poner como secretario o, aunque no lo digan, los que mandan son ellos. 

De igual manera, controlan también trámites municipales, Como en el estado de Morelos, donde en los últimos 10 años, el delito de la extorsión ha aumentado al grado de que algunos giros como la venta de alcohol en ferias e incluso el cobro de servicios de los ayuntamientos, son prácticamente controlados por las células criminales que operan en los municipios

Muy grave estimados lectores lo que está sucediendo en estos 500 municipios del país, pero más aún, que sean los más pobres. Por ello pregunto ¿dónde quedó aquella promesa de López de ¿PRIMERO LOS POBRES? O será acaso que ¿PRIMERO A LOS POBRES son a los que hay que fastidiar? Usted que opina estimado lector. 


Carlos Aguila Franco

@CarlosAguilaFra

Periodista y analista político desde 1984, egresado de la UNAM. Experto en comunicación social y campañas políticas. Ha colaborado con medios y diarios como el Diario de los Ángeles (EEUU), ABC Radio, Ruiz-Healy Times, entre otros. Funcionario de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Conasupo, Segob, PGJDF, DDF, Gobierno del Estado de Sonora, Municipio de Tlalnepantla. Exsecretario técnico de la Comisión de Asuntos Electorales en la LVII Legislatura del Estado de México (2009 a 2012). Autor de los libros: “La realidad de los partidos políticos” (1995), “La ciudad que entró en caos” (1998), “La ciudad de México en caos y desesperanza ¿Un mentiroso a la presidencia?” (2006), “Diez años de caos y corrupción en la CDMX (2008).”


Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.