suscribirse

261 Vistas

En Oaxaca, los Murat y ‘La Media Vuelta’

Columna de Eder Guillén 🖋️

La historia de los Murat, que inició con fuerza desde el echeverrismo, puede tomar nuevos bríos prontamente. Sin embargo, en su terruño, como buenos animales políticos, tendrán que tragar un sapo muy grande: ceder el poder sin un mayor margen de error que una promesa partidista inmediata, y una a futuro con grandes perspectivas de ganancias. 

Esa habilidad que caracteriza a José Murat, el padre, lo convirtió en gobernador de Oaxaca. Su gestión estuvo marcada por constantes previsiones de crispaciones sociales, que sucedieron hasta la gestión de su inmediato relevo, Ulises Ruiz, con quien rompió todas las lanzas posibles desde los inicios del nuevo milenio, teniendo como cénit de influencia el ascenso de Alejandro Moreno Cárdenas, actual presidente del PRI; Ruiz iba con Narro tras el encargo de Salinas en la reunión de febrero de 2019 en Madrid con varios expresidentes, y Murat impulsaba a ‘Alito’, vía su hijo Alejandro Murat, quien gobierna desde 2016. Volvían a ser amos y señores, con miras en seguir satisfaciendo sus grandilocuentes necesidades. 

El poder cuesta mucha dignidad

Aunque ha sido una gestión discreta y ciertamente positiva, la aprobación de la ciudadanía hacia Alejandro Murat Hinojosa se encuentra en un punto considerado bajo. 3 de cada 10 oaxaqueños califican entre bien y muy bien a su gestión, de acuerdo con México Elige, la encuestadora más certera realizada a usuarios reales de Facebook. Arrastra mala reputación por su padre, por ciertos escenarios complejos que atravesó en su sexenio, y la marca PRI. 

Pero, entre priistas de cuna te veas, porque ese, hasta 2028, sería el destino de aquella gran entidad. Robles, ex tricolor, derrotó a Harp de manera poco agradable, y Avilés fue colocado directamente por acuerdo entre Moreno y los Murat. Una lucha electoral de camarillas que ya llegaron demasiado lejos al derrotar a tantos grupos y fracciones que impugnaron interna, o incluso mediáticamente, su nominación. 

De venta en Amazon | Así logró que sus seguidores lo defendieran a capa y espada: 10 claves.

Sin importar los demás contendientes, la carrera ya es de dos, de hecho, está cantada a favor de Robles, impulsado por Monreal y bautizado por poderes fácticos de demasiada peligrosidad. No en vano, las denuncias contra Benjamín se han multiplicado en la campaña. Es natural, pero llama la atención la presunta infiltración del crimen organizado para amenazar a su opositora más férrea, la sobrina de Alfredo Harp Helú, o colisionar en las estructuras cotidianas con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en su tan icónica Sección 22. Espero no anticipar un nuevo cisma educativo por aquellas tierras. 

En fin, los Murat no tuvieron control total de su sucesión. Alejandro pretendía colocar a su esposa, la agradable y simpática Ivette Morán. No obstante, los acuerdos con su tocayo ‘Alito’ trastocaron los cínicos planes de la familia oaxaqueña más poderosa. Avilés no ha hecho una campaña mala, de hecho, de los candidatos que el Revolucionario Institucional pudo colocar para 2022, sin alianza o con ella, Avilés ha remontado ciertos puntos porcentuales de diferencia del puntero. Cosa no menor, y eso que Robles ha tenido una campaña demasiado centrada para ser de MORENA. La derrota la pagará muy caro, y eso que no fueron con ‘Va por México’. Fue decisión de los Murat, por órdenes presidenciales. El poder cuesta mucha dignidad y te atrae enemigos.

Alejandro es el gallo tricolor de Palacio

Oaxaca ya no importa. Tampoco quiere una embajada. Lo que Ale quiere es ser presidente nacional del PRI, y de ahí, buscar la Presidencia en 2024. AMLO le da su bendición. Lo tiene de su botella tricolor para ser destapada, como a Vila en el PAN, y a Samuel en MC. Busca que la oposición no se una para combatirle a su elegido o elegida. Murat es un gallo que no quiere la alianza ‘Va Por México’. Sin embargo, su intención choca abiertamente con Moreno, quien quiere tener en sus manos la nominación.

Sin embargo, la luna de miel de Murat y López Obrador ha tenido tropiezos. El más reciente, la reforma eléctrica, donde Alejandro no operó para traicionar a su líder partidista. AMLO se lo devolvió aprovechándose de un escándalo: la disputa entre dos actrices protagónicas actuales del más alto calado por un afamado productor televisivo, se volvió un empate. Murat apoyaba a su paisana, y desde San Ángel, donde ella trabaja, se le había vetado a su rival de amores; ahora, gracias a Bernardo Gómez y su olfato para los negocios, además de la indicación del despacho principal del Ejecutivo., fortalece la novel plataforma VIX con la incorporación de la ex RBD, como productora y estelarista ocasional de proyectos próximos, con la adquisición de Pantaya (plataforma donde la segunda llegó a un acuerdo de generación de su ópera prima y consecuciones), con quien firmó Televisa-Univisión. El velo de veto se acabó, a pesar de la ahijada de los caciques. Para quien conozca de cultura informativa de la farándula mexicana estridente muy reciente, ya saben de quienes hablo. 

Curioso por donde se le vea, porque se dio justamente después del ‘domingo negro’, aquel 13 de abril de 2022, doloroso para la 4T. AMLO desea acabar con el PRI y volverlo un cascarón para la oposición. No obstante, París vale una misa. También Insurgentes. Y, por último, Palacio Nacional. La dignidad y ambición pisoteadas, pero los sueños de poder intactos.


Eder Jorge Guillén Muñoz 🖋️

@EUt911

Ciencia Política UNAM


Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.