suscribirse

45 Compartido 658 Vistas

El que se lleva se aguanta. Corrupción en la nación del chamanismo y sus ritos simbólicos

Las cosas de la política con Miguel Hernández 🖋️

Las frases populares son parte de la cultura política y social, en México y el mundo, hay muchas frases que pasan a ser muy ad hoc a momentos políticos, sociales y personales. Frases que son hasta premonitorias y casi karmaticas, se crea o no en religión y las diferentes expresiones de chamanismo, magia, espiritismo u otras artes y creencias.

Dicen que “el que se lleva se aguanta” y esta frase queda como “anillo al dedo” en los tiempos de la llamada cuarta transformación; y obviamente podríamos asegurar que está más que bien dirigida a Andrés Manuel López Obrador. Ya que su estilo personal y sus creencias lo ponen en esa esfera de que lo que dice, señala y acusa en presunción tiene un rebote obligado o podemos decirle que es un efecto péndulo que va y viene, ¿o no?.

AMLO es hombre de “religiones”, sectas, creencias varias, chamanismo, limpias, cartas y varias artes de adivinación más.

Ejemplos y testimoniales de sus preferencias y creencias han quedado a lo largo de su última campaña y lo que va de su atropellado mandato, a grado tal de que podríamos decir que es supersticioso en grado superlativo, al reconocer que mandó hacer una “limpia” a la silla presidencial (si lo hizo o no físicamente,  o si lo trae como decreto emocional) o alguien lo hizo a petición de él, hay que recordar que Emiliano Zapata dio a entender que la silla presidencial estaba “embrujada”

La corrupción misma lo está atropellando a través de sus funcionarios cercanos y aún de los perdonados del mismo pecado, éstos caen en la reincidencia, a pesar de la limpia y el borrón y cuenta nueva de sus pecados políticos (Bartlett, Nhale, Ana Guevara, Yeidkol entre otros más). El compadrazgo y amiguismo que tanto dice combatir es una existencia que no puede negar en su entorno personal, político y su administración.

Acusa ser víctima de linchamiento mediático y aquí es sólo el rebote de lo que ha sido su estrategia permanente hacia sus adversarios políticos. ¿Y por qué no decirlo hasta de sus “demonios” personales? Aquí aplicaría la máxima de “cómo es arriba, es bajo”.

Las “benditas redes sociales” dejaron de ser democráticas y aliadas y ahora son simplemente esquemas de ataque a un proyecto, proyecto del que sólo una persona y su bipolaridad sabe hacia donde va.

Los medios de comunicación que eran utilizados de manera permanente, ahora son “enemigos” inducidos y manipulados, ya no son aliados y por eso deben ser desacreditados.

Aquí entra otra frase que se le puede revertir y me refiero a “o estás conmigo o contra mí” y así lo dio a entender recientemente, sus mensajes semióticos llevan carga estética y habla mucho de su concepto de superar todo aquello que usa y pone, en el caso de los  ejemplos históricos que utiliza.

Queda claro que López Obrador cree ser un iniciado, ¿qué grado? el grado que él quiera creer, ya que se siente dueño de la verdad absoluta, su verdad, su iniciación su propia religión, secta y concepto de chamán que él propio se ha armado en su entorno personal e internamente emocional.

Ya no sería de extrañarse que tenga diferentes ritos adivinatorios dentro de palacio nacional o su propio espacio (tal vez el utilizado por el propio Benito Juárez, al que tanto evoca). ¿Cuántos de sus cercanos serán afectos al tarot, el chamanismo, a los druidas, la astrología, a la santería? y demás artes que conllevan a tratar de descifrar el futuro y el destino de uno o de varios y hasta de la nación misma, es una pregunta válida ya que muchos políticos son afectos a este tipo de expresiones religiosas o de creencias divinas.

Habrá quienes piensen que todo esto, es sólo para “iniciados”, otros que es un mero texto de ciencia ficción, lo que queda claro es que hay muchas cosas raras en el comportamiento de Andrés Manuel López Obrador.

Su firma de ser y actuar ya da qué pensar, lo que ha hecho en contra de ciertos sectores sociales al cancelar políticas públicas, eliminar programas y sus acusaciones permanentes, la búsqueda de la confrontación y sobre todo la estigmatización, solo ha provocado el que es afirmativo para describir la acción y la reacción a su forma de hacer política y esto se describe con una sola frase… El QUE SE LLEVA SE AGUANTA.

Un retroceso incalculable, piense su voto en el 2021.


Miguel Ángel Hernández Albarrán

Twitter: @miguelanh

Opinador e irreverente de la política
Guerrero y guerrense de corazón

Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.
Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión

Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.