suscribirse

138 Vistas

El político abonero

Las cosas de la política con Miguel Hernández 🖋️

El cambaceo es y ha sido un esquema tradicional de ventas a domicilio, si bien ha evolucionado, ese esquema es más o menos el mismo, acercar productos que la gente quiere o necesita para un bienestar inmediato y hasta por así decirlo aspiracional, tal vez en las grandes ciudades pocos lo recuerden, aunque ahora tienen tiendas comerciales que ponen a la mano el mismo esquema.

Este esquema de venta es a base del cobro semanal, quincenal o a pagos, lo que hace que el cobro de intereses sea alto, encareciendo los productos hasta un 500 o más por ciento del costo original, valga este prólogo para hablar de Política, de la política a la mexicana.

La política a la mexicana, hace que partidos y políticos le entren al cambaceo de ofertas y promesas que no realidades, que den certeza de establecer el bien común para la sociedad o sus electores, por el contrario ofrecen un marketing que hace generar grandes expectativas y si no se cumplen siempre podrán alegar que hay causas externas de las fallas y empiezan a cobrar y a pagar en abonos los compromisos y promesas de campaña.

Quienes compran en abonos chiquitos una oferta política, siempre tendrán a la mano el pretexto de que hay quienes se retrasan en los pagos y por lo tanto no debe haber reclamos, ante las fallas, los fracasos y los engaños, el pago del interés que paga la sociedad es muy alto y el costo es la reducción de la democracia como garantía de libertad política.

Ya que mientras más te comprometes agarrando productos (dádivas políticas) de los que ofertan los partidos y el político mismo, más aceptas la deuda que pasa a ser incobrable mientras hayas hipotecado tu voto.

En México la sociedad se dejó seducir por un producto ofertado bajo el esquema de cambaceo, el producto prometía muchas bondades ante una realidad lacerante de hartazgo, alimentado de manera artificial e inclusive de manera personal de quiénes abusaron del poder político.

Más de 30 millones de electores lo compraron, sin ver qué hipotecaban a la incipiente democracia a la mexicana, esperaban una retribución inmediata y positiva, lo que han recibido es una serie de políticas equivocadas y retardatarias, sin garantía alguna y si con pagos muy chiquitos con cargo a la dignidad de quién los recibe.

Las promesas y los compromisos reciben respuestas en abonos mínimos, desde vacunas, programas sociales, políticas públicas y demás responsabilidades de quien ejerce el poder, lo único que es en exceso, es una verborrea engañosa y plagada de mentiras y de una mitomanía patológica, al fin y al cabo quien hoy gobierna es simplemente un… Político abonero.

PD . Y si hay algún reclamo al vendedor de ilusiones la respuesta será un tajante… ¡YA CHOLE!


Miguel Ángel Hernández Albarrán

Twitter: @miguelanh

Opinador e irreverente de la política
Guerrero y guerrense de corazón

Los comentarios realizados por las plumas invitadas en dlpoder.com reflejan perspectivas y análisis personales. DLpoder es un medio de comunicación democrático en donde todas las perspectivas aportan valor y son respetadas sin discrepancia.

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.