suscribirse

10 Compartido 846 Vistas

Confirmado: La peste negra reaparece en Mongolia, en plena pandemia por covid19

Escenario catastrófico si se disemina la peste mientras no se controle el coronavirus

La temible peste negra o peste bubónica, enfermedad que azota a la humanidad desde hace cientos de años, reaparició en Uliastai, ciudad de Mongolia. Hace dos semanas ya se habían presentado dos casos en la ciudad de Tsetseg.

Mongolia tiene fronteras con Rusia y China, dos países con grandes poblaciones, y que ya están tomando cartas en el asunto, pues históricamente los brotes de peste bubónica suelen esparcirse de inmediato.

Se dice que desde que se tienen evidencias históricas de las invasiones bárbaras de los mongoles orientales, ya se conocía esta enfermedad, a la cual se la atribuyen a bacterias que se pasan de los roedores a los humanos.

Mongolia Interior prohíbe la caza de algunos animales y alerta de ...

Mongoles preparando la carne de marmota | Foto: https://revistajaraysedal.es/mongolia-caza-peste-marmota/

Para los mongoles ha sido una tradición cazar y comer marmotas, pero se cree que este animal es uno de los portadores más importantes de pulgas y garrapatas que suelen portar las bacterias parasitarias que causan la peste negra.

La alerta en Uliastai se confirmó cuando un ciudadano mongolés fue hallado con la enfermedad, y todo indica que efectivamente su familia había preparado una marmota para comer.

Los medios asiáticos refieren que la enfermedad ya ha tocado las fronteras con Rusia. El brote viene en uno de los peores momentos sanitarios de la humanidad, pues mientras la Organización Mundial de la Salud sigue lidiando por esclarecer la ruta para romper las cadenas de contagio por coronavirus, la peste se puede salir de control y convertirse en cualquier momento en otra amenaza mundial, otra pandemia.

Ya se empezaron a constatar casos de peste negra también en China, y aunque las autoridades sanitarias del gigante oriental, son realmente estrictas, se teme que si no se toman esas medidas extremas, la enfermedad pueda llegar a significar una verdadera amenaza para la región.

No se tenían registros de peste negra desde el año 2016. En el caso de China, la alerta comenzó en la ciudad fronteriza con Mongolia de Bayannur. No es cosa menor, pues en una escala de cuatro fases, la alerta se colocó en la tercera categoría.

La alerta señala expresamente que está prohibida la caza y consumo de marmotas y otros roedores para su consumo, pues se teme que las garrapatas portadoras de la bacteria ya hayan infectado a los animales de la zona.

Una ciudad infestada de peste negra

Para entrar en un verdadero pánico y darse cuenta de las consecuencias que tiene, el que una ciudad sea infestada por esta enfermedad, recomendamos leer La Peste de Albert Camus, 1947.

En una ciudad argelina, Orán, que era habitada por una mayoría de ciudadanos franceses hacia los años cuarentas del siglo pasado, Camus escribe un hecho ficticio. Es decir, no hubo en la realidad una plaga de peste negra en Orán, pero su texto es una muy buena ilustración de lo que actualmente estamos viviendo con el coronavirus.

Todo pasa por la incredulidad de la gente, por minimizar los problemas, por pensar que eso no te va a pasar a ti o a tus seres queridos.

“La plaga no está hecha a la medida del hombre, por lo tanto, el hombre cree que la plaga es irreal, que es una pesadilla que pasará.”

Así es como comenzó la peste negra en esta Orán de ficción, con una población que se negaba a creer que la peste estaba instalada en la ciudad. Gente que no se protegía, ni quería seguir las normas sanitarias, hasta que la ciudad entró en confinamiento oficial y fue cerrada para entrar o salir.

La población, con sus clichés, su negación, tuvo que pasar casi dos años encerrada. “Una de las consecuencias más notables del cierre de puertas fue, la repentina separación, sufrida por algunos seres que no estaban listos para ello.

Sus habitantes, que al principio eran incrédulos y desafiantes, finalmente doblaron las manos y tuvieron que acostumbrarse a los cuidados extremos, a vivir humildemente, pues como ya lo estamos viendo con el coronavirus, se cerraron muchos negocios y hubo recursos limitados.

Los crematorios comenzaron a incinerar cuerpos de manera casi industrial, casi todos perdieron familiares. El gobierno tuvo que formar cuadrillas de gente no profesional, para recoger los cuerpos, sanitizar casas y calles, atender los hospitales, atender el panteón convertido en fosa común, las carrozas y esos humeantes crematorios.

“Cuando la peste se convirtió en el deber de unos cuantos, se la llegó a ver realmente como lo que era, esto es, asunto de todos.”

Cuando la peste ya se había normalizado, cuando era parte de la vida diaria, mucha gente por dejadez, comenzó a dejar de protegerse, muchos dejaron de sanitizar y tener cuidado, y como era de esperarse la peste repuntó.

En esto estaba el verdadero peligro, pues era la lucha misma contra la peste, la que los hacía más vulnerables a ella. Lo dejaban todo a la suerte y la suerte no es de nadie.

Por supuesto que no te contaremos más para no spoilearte el texto, que sin duda te entretendrá y te dejará una muy buena lección. Grandes similitudes con lo que la gente está pasando en esta etapa de pandemia por covid19, y que como estamos viendo, si la peste negra no se controla en Asia, puede representar una amenaza catastrófica.

¿Cómo se contagia la peste negra o peste bubónica?

Según la Sociedad Británica de Inmunología, se trata de una bacteria llamada Yersinia pestis. La Yersinia pestis es un cocobacilo capsulado, gramnegativo, pequeño y ovalado. Se cree que evolucionó hace miles de años y que se propagó a través de las pulgas comunes, que suelen portar a su vez los mamíferos, sobre todo los roedores.

Su evolución le ha permitido que sea débilmente contenida por las defensas naturales de los mamíferos. Tiene un dispositivo que degrada el plasminógeno (una de las defensas) del hospedador, facilitando la propagación de la bacteria desde el lugar de la infección hasta los órganos y tejidos.

PESTE NEGRA – Historia, síntomas y tratamiento -

Los síntomas incluyen inflamación de los ganglios linfáticos, que pueden alcanzar el tamaño de un huevo en la ingle, las axilas o el cuello. Por eso es que en la mayoría de los casos se producen esos bubones infectados, azulados o negriscos, que al ser reventados producen un desagradable olor.

La peste bubónica requiere tratamiento hospitalario urgente con una fuerte dosis de antibióticos. Pueden presentar sensibilidad y calor. Otros síntomas incluyen fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, fatiga y dolores musculares.

Bacteria Yersinia Pestis | Foto: immunology.org

Se ha señalado que en algunas personas la bacteria es altamente letal, pues el infectado puede estar sano por la mañana, por la tarde presentar fiebre para finalmente morir por la noche.

La peste negra que mató a millones en el pasado vuelve a aparecer ...

Pulga común y corriente portadora

Se piensa que otras plagas documentadas en la atingüedad, pueden haber sido causadas por esta bacteria. Pero la realidad, es que incluso con la Gran peste europea, no se ha podido determinar al 100% que se trate de la misma bacteria transmitida por pulgas.

Investigaciones recientes de la Universidad de Oslo, han puesto en tela de juicio esta creencia, pues en los países escandinavos las ratas portadoras de este tipo de pulgas, no sobrevivían durante los inviernos. Más bien, parece que fue la falta de higiene la que permitió que las pulgas con la bacteria siguieran traspasándose entre humanos.

La gran peste europea

Una de las pestes más mortíferas de las que se tiene documentación histórica, fue la que se presentó en el periodo de 1347 y 1353. Se menciona que se introdujo desde el mar negro y fue importada hacia el sur Europa a través de barcos comerciantes italianos.

Los italianos estaban comerciando y defendiendo una ciudad colonia llamada Caffa, luego llamada Teodosia o Feodosia, actualmente ubicada en territorio de Ucrania. Pero en aquel entonces esa ciudad era una colonia de Génova estaba siendo atacada por los mongoles, sí los mongoles infectaron a los italianos que la importaron.

Se dice que la peste comenzó en la ciudad siciliana de Mesina, para rápidamente introducirse por la punta de la bota itálica, a través de los puertos de la región de Calabria. Y de ahí, en años llegó hasta los países Nórdicos.

 

Esta gran pandemia de peste negra revolucionó a la sociedad europea en muchos sentidos. Se estima que murieron cerca de 25 millones de personas en Europa, es decir, un tercio de la población.

Generó una convulsión en los feudos, porque las personas que no tenían ciudadanía, sino que pertenecían a los señores feudales, se comenzaron a rebelar. La mortandad era tal, que quedaba poca gente para trabajar las tierras, por lo que los sobrevivientes comenzaron a exigir mejoras en sus condiciones de vida.

Una de las películas que ilustran con cierta ficción, los estragos de la peste negra, es El Séptimo Sello de Ingmar Berman. Cuya escena donde los flagelantes irrumpen en un pueblo, para tratar de liberar a las ciudades de la peste, ha sido utilizada en documentales para ejemplificar la desesperación de la gente por encontrar una solución a la pandemia.

La pandemia en ese periodo de 1347 a 1353 fue tan letal, que se dice que en la ciudad de Florencia, sólo sobrevivió un quinto de la población. Mientras que en Alemania uno de cada diez habitantes pereció.

Las crónicas muestran que la Iglesia Católica culpó a los judíos de envenenar el agua para que la gente contrajera la enfermedad, por lo que fueron perseguidos, culpados en juicios itinerantes y muchos de ellos fueron expulsados de las ciudades, cuando no quemados vivos.

A pesar de lo que se pueda pensar, la Iglesia Católica, jugó un papel crucial durante el avance de la pandemia, incluso en rebrotes que aparecieron siglos después. Pues la Iglesia hacia las funciones, no sólo de centros espirituales, sino que llevaban control de sanatorios y hospitales públicos, cementerios, la administración de las herencias y en general el control administrativo de las defunciones.

En el caso de Inglaterra (1665-1666), se ha aceptado que si no fuera por la Iglesia la pandemia hubiera sido mucho peor, pues cuando todo mundo huía y moría, los únicos que prestaban servicios médicos, funerarios y de atención a quienes se quedaban sin nada, eran los eclesiásticos.

Atuendo de la peste negra

¿De dónde surgió la idea de que todos los doctores de la peste negra usaban ese traje de pájaro? La máscara de la peste negra, comenzó a utilizarse precisamente durante esa gran peste del siglo XIV.

Los religiosos y “científicos” de su tiempo, encontraron que la causa de la pandemia, era una catastrófica posición planetaria. Obviamente, es algo que nuestros tiempos no tiene sentido, pero en su tiempo era la mejor explicación que pudieron encontrar ante la desgracia. Otro hallazgo “científico” indicaba que como resultado el aire había sido envenenado con la peste, y que por tanto, ésta se contagia al inhalar el aire malo.

En algo sirvió su atuendo que los protegía del contacto con el aire infectado, pues al cubrirse por completo, estos doctores suprimían la posibilidad de que la bacteria -aún no descubierta, por supuesto- pudiera brincar a través de las pulgas, piojos y otras garrapatas.

El ropaje era mayormente fabricado en piel, principalmente de cabra, se utilizaban además guantes, sobrero y la ya mencionada máscara. La intención del pico, tenía la intención de filtrar el aire, poniendo un menjunje de miel y hierbas en los ductos que llegaban a la nariz.

Se piensa que esta máscara se popularizó en las zonas norteñas de Italia, donde ya se fabricaban máscaras de manera regular para los carnavales.

La vara que suelen portar en las ilustraciones, se debe a que la utilizaban para poder examinar al paciente a distancia, pues ya sabían que exponerse de cerca era un verdadero peligro de contagio y eventual muerte.

La ciudades costeras italianas y las francesas, principalmente de la Costa Azul, comenzaron a generar procedimientos sanitarios preventivos. Por ejemplo, cuando llegaban embarcaciones, con algún enfermo a bordo, eran estacionados y observados a lo lejos por al menos 30 días, antes de que pudieran bajar.

Isla de Poveglia, en Venecia, destinada para albergar a los contagiados de la peste en cuarentena.

En su caso, del otro lado de la península italiana, Venecia amplió este periodo por 40 días, de ahí el nombre de cuarentena.

Designaron a la Isla de Poveglia específicamente para enviar ahí a las personas infectadas, para ver si sobrevivían o literalmente dejarlas morir y que no fueran focos de infección para la comunidad veneciana.

Se dieron cuenta que efectivamente, tras los cuarenta días de observación, se podía determinar si una persona había superado la enfermedad.

La isla de Poveglia, es ahora conocida como una isla de fantasmas, donde existen capas de cadáveres que se enterraron ahí, con la técnica popular de la “lasagna,” es decir, se apilaban cuerpos, para después ponerles cal y una capa de tierra; luego, venía otra capa de cuerpos y cal, y de nuevo tierra.

https://www.youtube.com/watch?v=JujiL2HXhoc

dlpoder / Gus Pérez

Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión

Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión

 

Summary
Article Name
La peste negra reaparece en Mongolia, en plena pandemia por covid19
Description
La peste negra o peste bubónica reaparece en medio de la pandemia por coronavirus en Mongolia y amenaza a Rusia y China. Albert Camus escribió en 1947 sobre la peste, grandes lecciones en pleno 2020.
Author
Publisher Name
dlpoder
Publisher Logo

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.