suscribirse

418 Vistas

Aprendizaje Activo: Un recurso para el aula

Enfoque Educativo con Laura Aguila 🖋️


En el campo educativo abordar el tema del Aprendizaje Activo implica reunir y comprender los puntos de vista de diferentes personalidades para encuadrar lo que representa y cómo es la manera adecuada de abordarlo.

De una menara simple y con bases en el constructivismo, el aprendizaje activo puede definirse como “las estrategias de enseñanza/ aprendizaje basadas en la motivación, atención y participación activa de los estudiantes”. Fundamentalmente favorece que las y los estudiantes asuman el papel principal en su proceso individual de aprendizaje, de tal suerte que implique ir más allá de la escucha activa hacia el docente o bien, únicamente escribiendo lo que se le solicite, buscando así que desarrollen procesos cognitivos superiores, reflexionando y cuestionando la información que reciben. La idea básica del aprendizaje activo radica en sustentar que un proceso de aprendizaje basado en la “apropiación” del conocimiento, y no solamente la “reproducción” brinda al estudiante de habilidades para la búsqueda, análisis y síntesis de la información, así como resolución de problemas y habilidades para el diálogo y la expresión.

De este modo, los estudiantes requieren reflexionar y practicar los conocimientos y habilidades transmitidas por el maestro con el fin de cimentar recuerdos a largo plazo y una comprensión más profunda que permita a los alumnos no solo almacenar la información en su memoria sino adoptar ese conocimiento y habilidad como suyos, a través del trabajo colaborativo que les permita aportar ideas, dialogar y generar conocimientos nuevos dentro de un grupo, y este proceso se conoce como “aprender haciendo”

Por supuesto que el rol y desempeño docente es otra pieza clave en este estilo de enseñanza, y una de sus principales tareas es construir un ambiente de aprendizaje en donde los alumnos se sientan seguros y que sea lo suficientemente atractivo para que despierte el interés por aprender y promueva a la vez la participación de todas y todos. Por lo tanto, el (la) docente es visto como guía, motivador, promotor del aprendizaje, y gran parte de su labor consiste en impulsar a las y los estudiantes a “aprender haciendo”  despertando su curiosidad con gusto y emoción.

¿Qué representa el Aprendizaje Activo para las y los estudiantes?

El aprendizaje activo representa una disrupción entre los modelos tradicionales de enseñanza y la atención a las necesidades educativas reales ya que al desarrollar habilidades de reflexión y una comprensión más profunda, las y los alumnos gradualmente irán aprendiendo a conectar ideas diferentes, complementarias, de aprendizajes previos  y por consiguiente a pensar de manera creativa.

Bases del Aprendizaje Activo

Jean Piaget, psicólogo y precursor del Constructivismo, investigó el desarrollo cognitivo de los niños, y observó que sus conocimientos se construían de manera individual poco a poco. En el proceso de construir el sentido, los niños reemplazan o adaptan conocimientos previos con niveles más profundos de comprensión, por lo que el aprendizaje ocurre a medida que el conocimiento se desplaza de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo, y paulatinamente se incorpora en modelos mentales más detallados y sofisticados llamados esquemas, su función es clasificar la información entrante.

Por su parte, Lev Vigotsky en su teoría del Constructivismo Social, señala que el aprendizaje tiene lugar principalmente a través de la interacción social con los demás, como por ejemplo docentes o compañeros, y describe a la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP), como el área en donde  deberían centrarse mayormente las actividades de aprendizaje, es decir, el puente entre lo que el alumno “puede logar de manera independiente” y lo que “puede lograr guiado por el docente”. Por lo tanto, el andamiaje se comprende como el “apoyo que recibe un alumno o grupo de alumnos cuando trabajan para lograr un objetivo de aprendizaje”.

Es importante tener en cuenta que la idea de ‘andamiaje’ fue desarrollada e introducida por el psicólogo cognitivo Jerome Bruner, quien dentro de sus investigaciones trabajó el aprendizaje de lenguaje oral en los niños, y tomando como base el Constructivismo Social, reconoció que el proceso de andamiaje “permite a un niño solucionar un problema, cumplir con una tarea o alcanzar un objetivo que podría ir más allá de su propio esfuerzo”.

Aún cuando el andamiaje del aprendizaje es valioso para asegurar nuevos conocimientos y/o habilidades, este tipo de soporte o apoyo debe considerarse ser retirado con el tiempo, cuando sea adecuado y pertinente para que las y los alumnos puedan desarrollar su independencia, llegar a la metacognición, siendo conscientes para construir su propio proceso de aprendizaje.

Fundamental es saber que para implementar o promover el Aprendizaje Activo no se requiere de contar con grupos reducidos de alumnos o bien que represente realizar grandes inversiones en recursos. Las habilidades docentes requerirán incluir por ejemplo, el realizar preguntas basadas en los aprendizajes de los alumnos y una instrucción que promueva debates grupales o entre pares, favorecer el aprendizaje basado en la investigación, en la resolución de problemas, que les lleven a obtener conclusiones, compartir y reflexionar sobre sus hallazgos. Como puede observarse, también beneficia la autonomía de las y los alumnos, ya que al involucrarse cada vez más en su proceso de aprendizaje y poder regularlo, facilita también el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (ALTV).

Decidir adoptar este estilo de trabajo incrementa la probabilidad de desarrollar competencias trasversales al permitir abordar contenidos desde una perspectiva más amplia, en donde las y los estudiantes logren también conocimientos más profundos de los mismos. El posibilitar el trabajo en equipo y colaborativo promueve habilidades interpersonales y de comunicación, que también tendrá impacto en la motivación y participación, y por ende el involucramiento de las y los estudiantes también se verá acrecentado. 

Dentro de las bondades que implica el trabajar con aprendizaje activo se encuentra el poder implementar estrategias diversas como el Aprendizaje Invertido (Flipped learning), Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), ejercicios que promuevan y estimulen la resolución de retos y problemas a través del análisis, uso de material didáctico atractivo e interesante, uso de la gamificación para desarrollar habilidades, así como experimentos e investigaciones.

Recordando que desde el punto de vista de la psicología cognitiva, “un aprendizaje cognitivamente activo es cuando el estudiante está pensando sobre aquello que está aprendiendo”

Y en palabras de Kurt Lewin quedó asentado lo siguiente:

“El aprendizaje es más efectivo cuando se trata de un proceso activo en lugar de uno pasivo”.


♦

Comparte el post

Ad

oportunidades

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.